Saltar al menú | Saltar al contenido

Área de Personas Colegiadas Acceso de Personas Colegiadas:

En Clave Social

Entrevista

"El gran agujero negro del trabajo social es la falta de evaluación de las intervenciones para dar cuenta de los resultados a la profesión"

La trabajadora social Teresa Zamanillo Peral, doctora en Ciencias Políticas y Sociología, ha desarrollado su carrera especialmente en el área clínica

.
Compartir en: Twitter Facebook

RAQUEL VILLALÓN

Teresa Zamanillo Peral es graduada en Trabajo Social y doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como profesional del trabajo social en varios campos, en especial en el área clínica. Dentro del ámbito académico ha trabajado en diversas líneas de investigación, relacionadas con los servicios sociales y el trabajo social. Tiene varios libros publicados y numerosos artículos en revistas académicas y profesionales. 

1.- ¿Qué es lo que más valora del trabajo social?

El trabajo social es una disciplina que, como otras muchas, persigue el cambio de las personas para mejorar su situación individual, familiar y grupal. No es distinta en ese sentido que la psicología. Mas el trabajo social tiene un alto sentido de su misión global que es a la vez su debilidad y su fortaleza. Debilidad porque los profesionales se lo han creído con tal fuerza que caen con frecuencia en la idealización y frustración por no poder alcanzar lo imposible: el cambio de las condiciones estructurales de las personas. Fortaleza porque el mismo hecho de creérselo con tanta fuerza les impulsa a un reto constante en el que la crítica sociopolítica forma parte de su hacer profesional. También me parece que es un conocimiento que forma a la persona en lo que nos hace a todos y a todas iguales en las mismas fragilidades y vulnerabilidades humanas. Si se reflexiona sobre esto, la humildad nos acerca y no nos deja caer en el orgullo o en el paternalismo que caracteriza a muchos profesionales de la ayuda.      

2.- Hagamos un poco de memoria y un reconocimiento público a las generaciones precedentes de profesionales del trabajo social. ¿Qué personas actualmente jubiladas han sido un referente para el trabajo social en España y también para su desarrollo personal?

En dos ámbitos diferentes quiero destacar a Natividad de la Red y a Patrocinio de las Heras. La primera en la dimensión académica e investigadora. La segunda en la política. Por otro lado, no olvidemos a Montserrat Colomer. Aunque ya hace muchos años, ella nos abrió al llamado ‘Método Básico’. A mí me dio mucho juego en la docencia.

Mi desarrollo personal pasa por otros referentes. El marxismo y el psicoanálisis han sido fundamentales. También los desarrollos de la teoría sistémica. 

3.- Parece que los trabajadores sociales son personas con buena voluntad, pero ¿hasta qué punto la sociedad valora su trabajo? ¿Esta asimilación a agentes vinculados a la caridad no es contraproducente? ¿Cuál es su opinión?

Es obvio que la buena voluntad no basta para ejercer una profesión. Ese es uno de los problemas que arrastran muchas trabajadoras sociales, el de creer que solo con la repetición de la práctica pueden hacer el bien a las personas. Y también el de muchas personas que creen que el trabajo social es eso: hacer el bien. Una pena.

4.- El envejecimiento de la población es a todas luces un éxito. ¿Qué pueden aportar los trabajadores sociales para promoverlo y atenderlo?

Muchas cosas, pero solo destacaré una: es necesario dar respuesta a la soledad de las personas mayores en todos los escenarios del mundo rural o la ciudad. Las trabajadoras sociales pueden implementar programas que tengan como objetivo prioritario fomentar las redes de apoyo entre los mayores. Tengo encima de la mesa una noticia de una plataforma que “pone en contacto a personas ancianas que buscan compartir casa con gente de su edad”. Se llama Duuo. Sé que no es fácil por la carga de trabajo que lleva la gestión individual de las ayudas. Pero también los profesionales se han instalado demasiado en el trabajo individual. Se pueden formar grupos y a partir de las primeras experiencias grupales surgirán ideas que sirvan para hacer intervenciones a más largo plazo.   

5.- ¿Deben los trabajadores sociales denunciar los recortes en las partidas sociales de los presupuestos?

Por supuesto que sí, forma parte de la dimensión política de la profesión.

6.- ¿Qué líneas de acción entiendes como necesarias para poner en valor el trabajo social desde el emprendimiento y la innovación social?

La investigación, es una gran asignatura pendiente. Mas no se trata de la investigación clásica de la sociología. La investigación en trabajo social ha de tener una dimensión práctica, de cambio. Y el emprendimiento y la innovación social se pueden llevar a cabo a partir de las evaluaciones de la intervención social que no se hacen pero deberían hacerse.

7.- Menciona lo que consideras fortalezas y oportunidades del trabajo social y aquello que consideras debilidades y amenazas en la actualidad, y en lo que debemos de luchar para que se visibilice nuestro trabajo y se nos tenga en cuenta.

De las fortalezas he hablado líneas más arriba. Y de las debilidades, en relación a la pregunta anterior, el gran agujero negro de la profesión es la falta de evaluación de las intervenciones para dar cuenta de los resultados a la comunidad de trabajadores sociales. Esto es un aspecto de la investigación que debía de tomarse como un elemento fundamental de la práctica profesional. Se trata de tener en cuenta que el análisis de la información que se obtiene en la práctica diaria es investigación. De esta forma, la relación entre los datos que se tienen con la teoría da lugar al descubrimiento de pistas válidas para llevar a cabo el desarrollo de nuevas intervenciones. Y después, la publicación es absolutamente necesaria y urgente para ponernos en el mismo nivel de las otras disciplinas de las ciencias sociales.

8.- Durante todos estos años de larga trayectoria profesional habrá visto alcanzados algunos retos que se había trazado para el trabajo social. ¿Con cuál de ellos te quedarías?

Con el grado y con el doctorado.

9.- ¿Te decepciona el panorama social actual? ¿Por qué?

Parece que puede mejorar pero deseo que se tomen decisiones políticas, en materia de educación y servicios sociales, más definitivas y con más proyección futura. Es importante generar programas y proyectos que desarrollen en los dos campos citados la promoción de las oportunidades y las capacidades sociales de las poblaciones con menos recursos. Hemos de alcanzar más y mejores cotas de igualdad en nuestro país puesto que la desigualdad está tan instalada que necesitamos realizar todos los esfuerzos posibles, y más, para dar saltos cualitativos que no pueden esperar.

PREGUNTAS RÁPIDAS

1.- Idea de la felicidad para ti

Saber perdonarse los errores que has cometido en la vida para llevarte bien contigo misma. Porque los vas a seguir cometiendo.

2.- A qué le tienes miedo

A la estulticia humana. La falta de reflexión es una característica tan extendida en la sociedad de hoy que podemos ser pasto de otro totalitarismo.

3.- Un lema para ti en la vida

No tengo lemas. Mi vida ha sido tan dinámica que tendría que haber acumulado muchos. Pero en cualquier caso voy a traer a Epicteto, el filósofo estoico: “No nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede”. Esa reflexión me acompaña, pero es muy difícil ponerla siempre en práctica.

4.- Una canción

‘Viento del norte’, de Nando Agüeros.

5.- Un libro que le ha impactado:

Los diarios de Víctor Kemplerer, Quiero dar testimonio hasta el final.

6.- Un proyecto en su vida que le ilusione mucho.

Escribir relatos y publicarlos.

7.- Cualidad que admira en una persona

La capacidad de hacerse una crítica o aceptarla de alguien que pueda hacerle cambiar una conducta equivocada.

8.- De qué tipo de persona desconfía

Del tonto que se cree inteligente y tiene poder.

9.- Si un día Teresa Zamanillo se pierde, ¿dónde la encontraríamos?

Dentro de mí. Y dicho esto, en cualquier lugar del mundo en el que, además, tenga una red en la que pueda sostenerme emocionalmente. Lugar, sobre todo, en Ámsterdam.

< Volver
English - Catalá - Galego - Euskera Diseño y desarrollo Web Nétical24 León Política de privacidad | Contacto | RSS